El Parque


La Mancomunidad de los Canales del Taibilla, gestiona desde hace décadas las instalaciones del Parque Recreativo “Rafael de la Cerda”, de gran popularidad y arraigo entre los cartageneros.

Comenzado a construir en 1947 en el paraje conocido como las Tentegorras y construido sobre la ladera rellenada con la tierra excavada para hacer los depósitos de agua, se inaugura en el año 1952.
Sus instalaciones deportivas (piscinas, pistas de tenis, campo de fútbol, etc) y su inmejorable situación en la arboleda más grande de la ciudad, han servido desde entonces para el ocio y la práctica deportiva de miles de cartageneros. Fue en 1977 cuando en reconocimiento a su impulsor y diseñador, Rafael de la Cerda antiguo director de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, se le otorgó el actual nombre.

El Parque tenía un acceso limitado. Solamente podían acceder a sus instalaciones, trabajadores de la Mancomunidad de los Canales del Taibilla y aquellas familias avaladas por éstos a las que se concedía una autorización. También, previa petición se permitía el acceso a excursiones de colegios y otros colectivos.

El Congreso de los Diputados aprobó en el trámite parlamentario de debate de los Presupuestos Generales del Estado para 2011, una enmienda que establecía el mandato a la Mancomunidad de Canales del Taibilla, para modificar los Estatutos que regulan el funcionamiento y acceso del parque.

En aplicación de dicho mandato se aprobó un nuevo reglamento para el Parque en el que posibilitaba que cualquier persona pueda abonarse al Parque Rafael de la Cerda, así como el poder acceder puntualmente a las instalaciones pagando una pequeña tarifa. Esta iniciativa ha tenido gran éxito entre la población, habiendo aumentado de modo sustancial el numero de abonados.

El Parque, en respuesta al enorme reto que supuso abrirse a toda la ciudadanía, se vio inmerso desde principios del 2012 en un proceso de modernización y renovación. Se acometieron una serie de mejoras, tales como: el Parque de Aventura, las tirolinas, uno de los laberintos más grandes de Europa y las 3 nuevas piscinas, las cuales contienen pistas blandas y toboganes.

En definitiva, se han ido aumentando la variedad de servicios y actividades que se pueden realizar en sus instalaciones.